:::: MENU ::::

Ventajas del suelo radiante

El suelo radiante es un sistema de calefacción con largo recorrido y, por tanto, sus ventajas están debidamente probadas. Aquí se mencionan sólo algunas de las bondades de este sistema:

  • Económico: El agua circula a una temperatura muy inferior en comparación con los radiadores convencionales, por lo que se obtienen ahorros evidentes.
  • Saludable: Genera un ambiente sin corrientes calientes, evitando así el polvo y los ácaros. Además, al no calentar el aire sino los materiales y objetos del local, no se pierde la humedad natural del ambiente y se evitan los molestos problemas respiratorios invernales causados por las calefacciones centrales.
  • Es seguro y limpio. Desaparece el problema del ennegrecimiento de paredes, techos y cortinas.
  • Confortable: Se ajusta a las temperaturas del cuerpo humano. Con este sistema no se impide al cuerpo eliminar el calor sobrante, sino que dichas pérdidas son moderadas consiguiéndose que el cuerpo encuentre un equilibrio térmico fácil de mantener por su propio sistema autorregulador.
  • Integrable: debajo de cualquier tipo de suelo.
  • Temperatura uniforme: toda la superficie irradia el mismo calor/frío. No existen zonas frías ni calientes dentro de una misma habitación.
  • Invisible.
  • Fiable: Por su alta calidad en los materiales, muy poco riesgo de averías.
  • Aislamiento adicional: mejora el aislamiento térmico y acústico, ya que el sistema obliga a colocar una capa de material aislante, bien en el techo o en el suelo, que impide que se propague el calor y los ruidos de una planta a otra del edificio, dando mayor calidad a la vivienda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

Top